Tramo Ermita del Socorro

En 2018 no se pudo realizar por el reciente asfaltado, pero en la primera edición de la prueba marcó la diferencia. Sin duda es el tramo que más gusta a los pilotos y copilotos, con 16 kilómetros sin descanso, ni una sola recta. Curva y contracurva por una carretera a veces soleada, a veces sombría. La buena sincronización del equipo es fundamental para no perderse en las notas. Un tramo en el que lo fundamental es mantener un ritmo alto y constante hasta Hoz de Barbastro. Este año además una de las pasadas se hará nocturna, complicándolo más todavía.

Tramo en vivo